MUNDO

Mike Pompeo promete que se aplicarán sanciones "sin precedentes" sobre Irán

 Estados Unidos aumentará la presión financiera sobre Irán con las "sanciones más fuertes de la historia", después de que Washington se retiró del acuerdo nuclear de 2015 con Teherán, dijo el lunes el secretario de Estado Mike Pompeo.

 

Según AFP, "aplicaremos una presión financiera sin precedentes sobre el régimen iraní. Los líderes en Teherán no tendrán dudas sobre nuestra seriedad", dijo Pompeo en su primer gran discurso sobre política exterior desde que dejó la dirección de la CIA para encabezar el Departamento de Estado.

 

"El aguijón de las sanciones solo se volverá más doloroso si el régimen no cambia el rumbo del camino inaceptable e improductivo que ha elegido para sí mismo y para el pueblo iraní", agregó, en una alocución en el conservador centro de reflexión Heritage Foundation.

 

"Irán no tendrá nunca más carta blanca para dominar Oriente Medio", dijo al describir la nueva estrategia estadounidense hacia el régimen islámico, que incluye 12 duras condiciones de Washington para cualquier "nuevo acuerdo" nuclear.

 

Pompeo dijo que Estados Unidos levantaría sus sanciones si Irán pusiera fin a su programa de misiles balísticos y dejara de intervenir en conflictos regionales, desde Yemen a Siria.

 

"Detectaremos a los operativos iraníes y a sus representantes de Hezbolá que operan en todo el mundo y los aplastaremos", anunció Pompeo.

 

"Irán se verá obligado a tomar una decisión: pelear para mantener su economía a flote en el país o seguir desperdiciando preciosas riquezas en las peleas en el extranjero. No tendrá los recursos para hacer ambas cosas", aseguró.

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, considera que el acuerdo original de 2015 con Irán, también firmado por Reino Unido, China, Francia, Alemania y Rusia, no fue lo suficientemente estricto en sus exigencias hacia Teherán, y ahora quiere que el resto de los firmantes apoyen su estrategia de línea dura.

 

"En la estrategia que estamos anunciando hoy, queremos el apoyo de nuestros aliados y socios más importantes en la región y en todo el mundo. No solo me refiero a nuestros amigos en Europa", dijo Pompeo.

 

El secretario de Estado también advirtió a las empresas europeas que mantienen relaciones con Irán, violando las sanciones de Estados Unidos, que serán "obligadas" a rendir cuentas.

 

El restablecimiento de las sanciones de Estados Unidos obligará a las empresas europeas a elegir entre invertir en Irán o comerciar con Estados Unidos. En realidad, no hay otra opción: las empresas europeas no pueden darse el lujo de abandonar el mercado estadounidense.

 

Por ahora, la Unión Europea está tratando de persuadir a Irán para que se mantenga en el acuerdo de 2015, incluso sin la participación de Washington.

Más de 100 condenados por el intento de golpe de Estado en 2016

 El tribunal de la ciudad de Esmirna, ubicada al oeste de Turquía, dictó cadena perpetua a 104 oficiales acusados de haber participado en la intentona golpista de julio de 2016, según el periódico Daily Sabah. La noche del 15 al 16 de julio de 2016, algunas unidades del Ejército turco emprendieron un intento armado de derrocar al presidente Recep Tayyip Erdogan, rebelión que fue rápidamente sofocada.

 

"En Esmirna, 104 de 280 acusados fueron condenados a perpetua en el juicio principal de los implicados en la intentona en la ciudad", dijo el medio. El tribunal sentenció también a 31 acusados a diez años y seis meses de prisión por ser miembros de la FETO. La sigla se refiere a la llamada "Organización terrorista de Fethullah", nombre que las autoridades turcas usan en relación con el movimiento Hizmet del teólogo Fethullah Gulen, acusado de haber sido el cerebro de la operación.

 

Por otro lado, a otras diez personas las liberaron por falta de pruebas. Durante los disturbios, que sucedieron sobre todo en Ankara y Estambul, murieron 240 civiles turcos y mas de 2.000 personas resultaron heridas. Luego del intento de golpe de Estado, hubo purgas masivas y fueron detenidos o suspendidos numerosos militares, agentes del orden, jueces, funcionarios públicos y docentes por su presunta implicación en la operación.

 

En esta línea también cayeron personas vinculadas con Gulen. El teólogo vive autoexiliado en Pensilvania, Estados Unidos, desde 1999. Turquía insiste en que sea extraditado, aunque Gulen rechaza su implicación en el intento de golpe y acusa al presidente turco de aprovechar la situación para dar un golpe blando contra la Constitución. 

 

El movimiento gulenista, Hizmet ("el Servicio"), que coopera con escuelas privadas y universidades en más de 150 países, es considerado una "organización terrorista" y una especie de "Estado paralelo" por parte de autoridades del Gobierno turco. 

Advierten peligroso fenómeno en Hawai con la llegada de la lava volcánica al océano

Las autoridades en Hawái han advertido de un peligroso fenómeno vinculado con la llegada a las aguas del océano Pacífico de la lava proveniente del volcán Kilauea, que entró en erupción el 3 de mayo.

 

Según AFP, dos flujos de lava "llegaron al océano en la costa sureste de Puna durante la noche", en la Gran Isla de Hawái, dijo el servicio geológico estadounidense (USGS), que monitorea volcanes y sismos en todo el mundo, en un comunicado el domingo.

 

Una grieta sin embargo se abrió en el suelo bajo uno de los canales de lava "desviando lava... a cavidades subterráneas", explicó el texto.

 

El encuentro de la lava incandescente con el agua produce humos ácidos, un fenómeno llamado en inglés "laze", una palabra formada a partir de los términos "lava" y "haze" (niebla).

 

"La nube de humo es una mezcla irritante de ácido clorhídrico (HCl), vapor y pequeñas partículas de vidrio volcánico", dijo el USGS.

 

"Esta mezcla gaseosa, corrosiva y caliente, causó dos muertes en el año 2000 en la zona donde el mar entró en contacto con los flujos de lava recientes y activos", explicó.

 

El USGS también advirtió que las emisiones de gases volcánicos "se han triplicado como resultado de las voluminosas erupciones".

 

Los vientos moderados hacen que las áreas hacia donde sopla el viento desde el volcán "puedan experimentar niveles variables" de humo volcánico, una especie de niebla que se forma cuando las emisiones reaccionan al oxígeno, la humedad, el polvo y la luz solar, dijo el USGS.

 

Un enorme flujo de lava creció a unos seis metros de altura y bloqueó parte de una autopista, afectando seriamente a los residentes del área, reportó el sitio Hawaii News Now.

 

El Kilauea es unos de los volcanes más activos del mundo y uno de los cinco en la Gran Isla de Hawái.

 

Comenzó a hacer erupción el 3 de mayo, forzando la evacuación de 2.000 personas de sus hogares ubicados en la montaña.

 

Científicos creen que la actividad volcánica puede ser precursora de una erupción mayor, similar a una que ocurrió en la isla a mediados de la década de 1920.

 

Pero aseguran que de ocurrir no se espera que haya pérdidas de vida, pues las áreas residenciales más expuestas han sido evacuadas y la región donde está el volcán (en el sureste de la isla) es de muy baja población.

 

Las autoridades han advertido a los residentes de mantenerse alejados de los vecindarios evacuados, alertando sobre todo de la posible mortalidad a causa de las emanaciones tóxicas.

Putin felicitó a Maduro por su reelección

El líder ruso Vladímir Putin, recientemente reelecto, felicitó a través de un telegrama a Nicolás Maduro por su reelección como el presidente de Venezuela, según informó el Kremlin. El mandatario chavista ganó ayer la elección con casi el 68% de los votos, con una participación de apenas el 48% del padrón electoral, y en un proceso fuertemente cuestionado por la oposición y la comunidad internacional.

 

"Vladímir Putin expresó la seguridad de que la actividad de Nicolás Maduro como el jefe de Estado va a contribuir al desarrollo de la cooperación estratégica que existe entre los países", dice el comunicado del Kremlin. Además el líder ruso "confirmó la disposición de continuar el trabajo conjunto de Rusia y Venezuela sobre la agenda bilateral y multilateral".

 

A días de los comicios, el martes 15 de mayo, el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela firmó un convenio con la institución a cargo de los comicios en Rusia. Mediante una videoconferencia se procedió a la firma en simultáneo de un acuerdo cuyo contenido no trascendió a la prensa. Sin embargo, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, sostuvo que se enmarcaba en la "búsqueda compartida, las mejores prácticas electorales, condiciones de igualdad, respeto y autonomía". 

 

También se expresó respecto a los comicios el Ministerio ruso de Exteriores, que lamentó el impacto negativo de factores externos en las elecciones de Venezuela. "Por desgracia, el factor externo tuvo influencia negativa en el proceso electoral; Estados Unidos y una serie de otros países, también a nivel de Gobiernos, afirmaron abiertamente y oficialmente que a priori no reconocen los resultados de la elecciones", señaló el comunicado.  

 

Desde la Cancillería rusa advirtieron que "los llamamientos a no reconocer las elecciones buscan crear un vacío político, que podría desestabilizar seriamente la situación en el país". Los gobiernos de Argentina, Australia, Canadá, Chile, Estados Unidos y México desconocen los resultados del proceso electoral "dado que fue convocado por una institución ilegitima como la Asamblea Nacional Constituyente", declaró en una rueda de prensa el ministro de Exteriores argentino Jorge Faurie.

Los insultos marcan el segundo debate electoral de México

Insulta que algo queda. “Cínico”, “farsante”, “hipócrita”, “demagogo”, fueron algunas de las expresiones que se lanzaron Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade en el segundo debate electoral de México. Un encuentro en el que los múltiples ataques entre los tres candidatos opacaron cualquier propuesta posible y en el que Meade se mostró más sólido, sin certeza de que ello vaya a traer réditos. Los enfrentamientos fueron el reflejo de una campaña cada vez más polarizada, que apenas distorsiona su dibujo tras este domingo: un líder sólido al que a ratos le falta el oxígeno; aire que logra con la eterna pelea de sus rivales.

La cita de Tijuna fue una repetición tosca del primer debate. Tanto Anaya como Meade –también El Bronco, aunque su participación volvió a distorsionar la verdadera contienda- se volcaron en atacar a López Obrador. Y el líder de Morena, de nuevo, en tratar de no perder. Puntero en todas las encuestas, con una holgada diferencia sobre Anaya, el tres veces candidato presidencial optó esta vez por devolver algunos de los golpes. De manera hábil y chistosa, como cuando Anaya se le acercó y blandió la cartera: “No me la vaya a quitar”, le espetó López Obrador, quien también mostró su versión más hostil. Ante los ataques de Anaya, se llegó a referir en un par de ocasiones al candidato del Frente como “canallita”.

El favorito en la carrera presidencial apenas tradujo sus intervenciones en propuestas concretas, insistió en que la principal solución para acabar con los males de México –sean cuales sean, prácticamente- pasa por acabar con la corrupción y que su hipotética llegada al poder traerá un halo de honestidad con el que abordará una transformación casi sin precedentes en la historia contemporánea del país.

Si algo puede sacar de positivo López Obrador es que el encuentro no terminó por definir quién será el rival que le haga frente en las cinco semanas que restan de campaña. El primer debate pareció cerrar la batalla entre él y Ricardo Anaya, pero en este nuevo episodio Meade logró volver a entreabrir la puerta que le lleve al segundo piso.

El candidato del PRI es el que más tenía que perder. Llegaba en tercer lugar en la mayoría de las encuestas, así que todo aquello que no implicase una recuperación, prácticamente lo dejaba fuera de la batalla electoral. La temática –política y comercio exterior, entre otros- era la que más le beneficiaba de los tres debates, en parte por su experiencia como secretario de Hacienda y su paso por la Cancillería, pero también porque son los temas en los que menos pesa la losa impopular del Gobierno y del PRI.

El reto de Meade, no obstante, estaba en trasladar una imagen más política y menos técnica. Menos argumentativa y más dura. Convertirse, casi de la nada, en el político carismático que no había logrado ser hasta ahora. Para ello, cambió hasta el equipo que le asesoró para el primer debate para ello. El resultado fue positivo, pese a que aseguró que el presidente, Enrique Peña Nieto, no se confundió al invitar a Donald Trump a México durante la campaña electoral de Estados Unidos. La duda, otra más, que permea sobre Meade es si su buena actuación en el debate llega a tiempo para alcanzar y superar a Anaya.

El aspirante del Frente constató que es el que mejor se desenvuelve en este tipo de citas por su oratoria, pero volvió a dejar dudas sobre capacidad argumentativa. Centrado en descalificar a López Obrador en todas sus intervenciones, viniese o no a cuento, volvió a dejar pasar la oportunidad de concretar sus propuestas, una carencia que viene arrastrando durante la campaña y uno de los mayores reclamos que se le hacen.

Anaya fue, sin embargo, el candidato que se mostró más contundente en cambiar la relación con Estados Unidos, lo que copó buena parte del debate. Trump ha convertido a México en su azote favorito, ante la tibieza del Gobierno de Peña Nieto y el rédito interno que logra cada vez que agita la bandera xenófoba contra el vecino del sur. El empeño del inquilino de la Casa Blanca, ya desde la campaña electoral estadounidense, en decir que construirá un muro que México pagará, se ha topado con una pared mayor entre los candidatos. Los tres aseguraron que no tolerarán, en caso de lograr la victoria, más ataques de Trump, pero fue Anaya el único que sugirió que, en caso de que estos continúen, la cooperación entre ambas Administraciones en materia migratoria debería cambiar.

La mayor decepción de este segundo debate vino con el formato. Por primera vez se invitó al público a cuestionar a los candidatos, una fórmula exitosa en otros países. La experiencia fue un fracaso. Ninguna de las preguntas tuvo trascendencia entre los candidatos, enzarzados como si no hubiese nadie más en el plató que ellos y sus insultos.

La nueva fiebre armamentística

 

Ejercicios del ejército francés en los Alpes en abril de 2018.
Ejercicios del ejército francés en los Alpes en abril de 2018. JEAN- PIERRE CLATOT AFP

La hipocresía y la doble moral campan por todo el planeta al abordar la compraventa de armasTambién en España, donde pocos saben que su país es la séptima potencia exportadora de material militar con 200 empresas que emplean a 41.000 personas y facturan 9.600 millones. O quizá prefieren no saberlo.

Eso le ocurre a José María González Santos, Kichi, dirigente de Podemos y alcalde de Cádiz, que se define como "pacifista", pero animaba el año pasado al rey Felipe VI a conseguir en Arabia Saudí el contrato (ya suscrito hace unas semanas) para construir cinco fragatas por 2.000 millones en Puerto Real. "Somos pacifistas y estamos contra la guerra (…), pero no creo que nadie que se oponga a contratos como el de Navantia y Arabia Saudí gane las elecciones en Cádiz", se sinceraba el regidor.

Cuando aún no ha finalizado la etapa bélica en Siria, Yemen, Malí o Libia, las grandes potencias han metido al resto de países en un nuevo periodo de rearme

Tampoco saben o quieren saber en qué consiste la venta de armas los miles de catalanes que insultaron a Felipe VI en Barcelona en agosto precisamente por vender armas a Arabia Saudí, el principal cliente de España fuera de la UE, pero nunca han salido a la calle para protestar contra ninguna de las 26 empresas que en Cataluña fabrican material de guerra, emplean a 19.000 personas y facturan 2.900 millones, según datos del Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

El comercio de material militar, ocultado a veces con aparente vergüenza —como en España— o exhibido con orgullo —como en Francia, donde el periódico más antiguo, Le Figaro, es propiedad del conglomerado armamentístico Dassault—, ha estado presente en toda la historia de la humanidad y no ha dejado de crecer desde que existen estadísticas.

Solo ha habido mínimos paréntesis. En el siglo pasado, por ejemplo, hubo unos años de retracción tras la caída del muro de Berlín en 1989. El ataque a las Torres Gemelas del 11-S, sin embargo, cortó de raíz aquella aparente tregua para dar paso a la guerra mundial contra el terrorismo, con el consiguiente refuerzo militar universal, y el estallido de decenas de sangrientos conflictos, sobre todo en Oriente Próximo, Asia y África.

Desde las invasiones de Afganistán en 2001 e Irak en 2003, derivadas del 11-S, las ventas de armas no han parado de crecer. Y cuando aún no ha finalizado esa etapa bélica en Siria, Yemen, Malí o Libia, las grandes potencias han metido al resto de países en un nuevo periodo de rearme global del que solo escapan quienes no tienen dinero ni padrinos que les financien.

Son esas grandes potencias las promotoras de este mercado, como lo prueba su sistemático rechazo a todo intento de frenar la desbocada carrera armamentística de la que resultan enormemente beneficiados como exportadores. Así, Estados Unidos —primer vendedor, que acumula el 34% de todas las exportaciones mundiales de armas— abandonó en 2002 el Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM) suscrito 30 años antes con la URSS para limitar la producción de armas destinadas a derribar cohetes con carga nuclear. Arrancó así la carrera de los escudos antimisiles. En 2013, la ONU aprobó el Tratado sobre el Comercio de Armas, pero Washington aún no lo ha ratificado, como tampoco firmó la Convención sobre la Prohibición de Minas Antipersonas, al igual que China, Rusia o India, primer importador mundial.

Las grandes potencias son las promotoras de este mercado, como lo prueba su sistemático rechazo a todo intento de frenar la desbocada carrera

El último ejemplo se produjo el año pasado, cuando todos los países con armas atómicas boicotearon el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, pese a que la amenaza nuclear ha vuelto al primer plano de la agenda mundial. Lo demuestra la locura del sátrapa de Corea del Norte o el anuncio de Trump de fabricar bombas nucleares "pequeñas", obviamente con la intención de usarlas con menos condicionantes que en el caso de las grandes.

Como resultado de esta laxitud de las potencias, principales fabricantes de armamento, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU copan el 74% de las exportaciones, según el último informe anual del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri, por sus siglas en inglés) de marzo pasado.

Cuatro hechos alimentan esta nueva fiebre por aumentar la factura militar. En primer lugar, la decisión de EE UU de abandonar su papel de gendarme del planeta, lo que ha originado una carrera armamentística en países protegidos hasta ahora bajo el paraguas de Washington. El caso más claro es el de Arabia Saudí, hoy segundo importador mundial, que ha incrementado sus compras en un 225% en el último quinquenio y además financia las de otros, como es el caso de Egipto. Otro ejemplo es la UE, que acaba de dedicar por primera vez en su historia una partida de 13.000 millones al nuevo Fondo de Defensa, en buena parte dedicado al desarrollo de la industria militar.

El segundo factor es la irrupción de China como nuevo actor clave, convertido de la noche a la mañana en el quinto exportador mundial. Su principal cliente es Pakistán, seguido de Bangladés y Argelia, el país que importa la mitad de todo el armamento vendido a África. Todo un dato sobre el temor del vecino de la ribera sur mediterránea ante las nuevas amenazas —Libia y yihadismo subsahariano— y su rivalidad histórica con Marruecos.

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU copan el 74% de las exportaciones de armamento

El tercer factor es la aparición del nuevo peligro mundial, la ciberguerra, calificada ya en el Global Risks Report de Davos como la amenaza más probable para todos. No ha hecho más que empezar y ya vemos un gran ataque por trimestre. No se han salvado ni las grandes multinacionales (Apple, Orange, Sony, Yahoo…), ni las elecciones de EE UU o Francia. La OTAN registra 500 ataques al mes. A los habituales ejércitos de tierra, mar y aire, China ha sumado un gran ciberejército, que será, dice el presidente, Xi Jinping, el que se enfrente a la verdadera guerra del futuro.

Y el cuarto elemento es la reactivación del pulso entre las dos potencias clásicas, EE UU y Rusia, al que ahora se suma China. Putin y Trump hacen obscenas exhibiciones de su armamento. De misiles "nucleares indetectables" ha presumido el primero, y de cohetes "bonitos, nuevos e inteligentes", el segundo. A la vez, Washington cita en su revisada Estrategia de Defensa Nacional la "competencia entre grandes poderes" como el principal objetivo de la seguridad nacional. Es decir, que Washington hará lo necesario para mantenerse como primera potencia, y eso pasa por rearmarse aún más. Trump, que dedica a defensa el 3,58% del PIB, ha decidido elevar la partida en 51.000 millones (un 9% más). Solo ese aumento quintuplica el presupuesto español de defensa, que roza el 1% del PIB.

Intenta así el presidente de EE UU contrarrestar el avance militar de China, que por vez primera quiere ser protagonista militar mundial. Aupada ya al podio como segunda potencia global y con un presupuesto de 140.000 millones (1,5% del PIB) —el doble que Rusia, que dedica el 5,5% del PIB a armamento—, China expande su poderío por vez primera a bases en el exterior, como la de Yibuti o las creadas en islas artificiales en el disputado Mar del Sur.

Conclusión: el mundo se está armando a toda velocidad. ¿Alguien puede sostener que así será más seguro?

 

Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time